Parámetros a cosecha y su impacto en la vida útil de la cereza

Parámetros a cosecha y su impacto en la vida útil de la cereza

Por: Francisca Barros, Militza Ivelic y Jessica Rodríguez – Trío Kimün Spa

En la última temporada el volumen de cerezas exportadas desde Chile creció en un 54,4% con respecto a la temporada 2019/20 y el 91,4% de nuestras cerezas fueron recibidas por China y Hong Kong. Este importante crecimiento se debió por un lado a la entrada en producción de huertos nuevos y por otra al aumento de producción de los árboles, este mayor volumen por árbol afectó en algunos casos la calidad y condición de la fruta. Además, en esta temporada, se anexaron otros factores desde la falta de mano de obra, retrasos a proceso, sumado a esto el evento en redes sociales por la supuesta detección de Covid, lo que ralentizó la venta algunos días en destino. Todos estos factores terminaron conjugándose e hicieron de ésta una temporada compleja pero de grandes aprendizajes.

Considerando las proyecciones de crecimiento de esta industria, se hace necesario revisar cuales son aquellos parámetros a cosecha que mayor impacto tienen en la vida útil de postcosecha de esta fruta.

Para poner en contexto esta temática es importante tener en claro ¿cómo es este producto cereza? y ¿qué es lo que nuestros consumidores y clientes desean recibir?

El aspecto visual es la primera impresión que percibe el consumidor/cliente del producto e influirá en la posible aceptación y eventual compra (figura 1). Al analizar los atributos estéticos podemos observar que este producto “cerezas” está formado por dos estructuras que se comportan distinto; uno es el pedicelo, que debe ser verde y turgente, en tanto el fruto propiamente tal, debe ser de color caoba homogéneo (para la mayoría de las variedades), de tamaño grande, de piel lisa brillante e idealmente sin defectos. Por lo tanto, una fruta atractiva, más aún si consideramos que en el mercado chino este producto se compra para ser regalado.

Figura 1. Atributos del «producto cereza».

Por otra, parte, y no menos importante son los atributos internos de la fruta los que deben ser tales que se expresen en una fruta sabrosa, y esto implica dulzor (principalmente debido al alto contenidos de sólidos solubles y su relación equilibrada con la acidez), además de su crocancia y jugosidad (Figura 1). Si logramos hacer “match” con estos atributos la experiencia de compra de nuestros clientes será exitosa.

Para lograr el potencial de calidad debemos indicar que este se construye paso a paso desde la precosecha y específicamente desde la inducción floral en adelante. Este es un proceso largo que dura muchos meses en los que nuestros productores y técnicos entienden que son muchos los manejos (riego, nutrición, poda, aplicación de reguladores de crecimientos, control
de plagas y enfermedades etc, …) como los factores (genéticos, de suelo, climáticos etc..,) que incidirán en la obtención de este producto de calidad.

A su vez, en la poscosecha lo que hacemos es retrasar el deterioro o senescencia de la fruta, en el entendido que la cereza es un producto perecedero, no climactérico y que tenemos un tiempo de vida útil acotado. Por medio de la respiración las cerezas consumen sus reservas (ácidos y azúcares) y sufren cambios no deseables como el ablandamiento, el oscurecimiento y pérdida de brillo del color de la piel (Candan et al, 2017).

Para cumplir con el objetivo de retardar y/o prolongar la vida útil de este producto contamos con diversas tecnologías y herramientas donde la más importante es el manejo de la temperatura.

A cosecha se muestran y analizan diferentes parámetros, con estos indicadores segregamos la fruta clasificando su aptitud de calidad y determinamos si el lote cumple con las expectativas organolépticas y de menor riesgo de desarrollar problemas en almacenaje.

El color es el parámetro que nos indica madurez. Mientras la fruta sea roja clara esta es más inmadura y mientras se va haciendo más oscura va evolucionando el grado de madurez hasta llegar a sobremadura (Figura 3A), así el color es un indicador del riesgo de senescencia en almacenaje y fruta con mayor madurez es además más susceptible al daño mecánico y a las pudriciones.

Figura 3. A: Evolución color en cerezas. /B:Tabla de color./ C:Tecnología de imágenes.

El color de la cereza se mide a través de tablas de colores, aunque en las últimas temporadas se ha introducido la tecnología de imágenes fotográficas que definen el color de la muestra (Figura 3B y 3C). La recomendación en recepción es tomar a lo menos 100 frutos por lote para caracterizar este parámetro. Para poder equilibrar la madurez óptima a cosecha (que se ajuste a cumplir los requerimientos de los consumidores y que dicha condición de madurez sea la correcta para optimizar el almacenaje), esta labor debe ser orientada a tener colores caobas (3 a 3,5 tabla desarrollada por laboratorio de poscosecha Pontificia Universidad Católica).

La firmeza es otro parámetro importante de evaluar en recepción y normalmente se ha medido con un instrumento manual conocido como Durofel con el cual se toma una medición por cada cara del fruto (normalmente en los hombros del fruto). Este sistema está siendo desplazado por la irrupción de tecnologías que permiten medir mayor cantidad de fruta en forma más eficiente en el sentido que no depende de la mano del evaluador (ej. Firmpro, Cherry Traker, entre otros). Con respecto al tamaño de la muestra a medir, esto es variable dependiendo del usuario y que va desde 50, 100 hasta 2kg de frutos por lote.

Para caracterizar un producto de calidad en firmeza, además del tamaño de la muestra es importante considerar en el análisis de la información, más que el promedio de los datos, trabajar con la dispersión. En la figura 4, se analizaron datos donde el promedio del lote fue 75,7UD pero un 24% de la fruta está bajo 70 UD que es considerado por la industria como un umbral de firmeza adecuada para los requerimientos del consumidor. A su vez, en la figura 5 se observa la firmeza de diferentes lotes de cerezas Lapins en las tres últimas temporadas y se observa también que el promedio de todos los lotes estaban sobre el umbral de 70UD (altura de las barras), al analizar lote a lote (con la línea de dispersión) encontramos que en la temporada pasada un 19% de los lotes presentaban una firmeza inferior a ese umbral.

Este parámetro es un índice de calidad organoléptica y también tiene relación con la sensibilidad al daño mecánico. No debemos olvidar que al abrir los contenedores en destino los recibidores primero revisan que no haya condensación en las bolsas y lo siguiente es tocar la fruta para ver si está blanda o firme, por lo cual independiente de con el equipo que se mida debemos tener claridad cual es el umbral mínimo de firmeza requerido.

    Figura 4. Firmeza promedio y dispersión de los  datos.

Figura 5. Firmeza promedio y dispersión de los datos por temporada.
                                                     


Otro parámetro a considerar son los sólidos solubles, este también es un índice de la calidad organoléptica y que tiene  una relación con la materia seca por ende a la sensibilidad al daño mecánico.

Para medir este parámetro se utilizan refractómetros ya sea manuales o digitales, estos últimos en algunos modelos se puede incluso medir acidez (Figura 6). Con respecto al tamaño de la muestra del lote a evaluar existen desde 3, 5, 10 frutos que se miden individualmente o a través de una muestra compuesta. La recomendación básica es tomar a lo menos 10 frutos por los colores predominantes en el lote y medir en forma individual para ver dispersiones

Figura 6. Refractómetro análogo y digital para medir sólidos solubles.


Respecto al análisis de los datos, al igual que en el caso de la firmeza, en temporadas con desuniformidad se recomienda trabajar con la dispersión de los datos más que con el promedio. Tal como se observa en la figura 7, podemos observar para los mismos productores anteriores, que la temporada 2019-2020 todos los lotes de Santina y Lapins alcanzaron en promedio sobre  16°Brix y la temporada pasada se presento ente un 15 a 20%  de lotes bajo dicho umbral, demostrando el efecto de la sobrecarga por árbol así también como las cosechas anticipadas.

Figura 7. Sólidos solubles en Santina y Lapins en dos temporadas.

Finalmente,  el mercado de nuestras cerezas requiere fruta con  calidad y condición y estos deben ser  aspectos primordiales a considerar para poder proyectarnos exitosamente en el futuro. Fundamentales son el trabajo que se hace en precosecha para conseguir este producto con potencial de calidad,  como también, el uso adecuado y oportuno de las tecnologías y herramientas que se utilizan en poscosecha para poder en conjunto  prolongar la vida útil de esta fruta. 

Bibliografía citada:

CANDAN, A.P.; RAFFO, M.D.; CALVO, G.; GOMILA, T. (2017). Pautas para el mantenimiento de la calidad de cerezas frescas. INTA. 80pp

Compartir

Noticias Relacionadas

La feria comercial líder para el negocio de productos frescos publica las últimas cifras del mercado europeo en asociación con Agrarmarkt Informations-Gesellschaft (AMI) y
La feria comercial líder para el negocio de productos frescos publica las últimas cifras del
Compartir

Otras noticias

¿Cuántas hectáreas plantadas de cerezas hay en Chile? Es una pregunta recurrente y que hasta hace poco no se podía responder basándose en cifras
¿Cuántas hectáreas plantadas de cerezas hay en Chile? Es una pregunta recurrente y que hasta