Resumen preliminar del potencial de fertilidad de yemas en cerezas, Temporada 2022-2023

Emilio Martínez
Emilio Martínez
Emilio Martínez
Emilio Martínez

Resumen preliminar del potencial de fertilidad de yemas en cerezas, Temporada 2022-2023

Por: Emilio Martínez, Ing. Agrónomo, Líder I+D+i Avium; Nicolás Martínez, Ing. Informático, Soporte Técnico Avium; Carlos Tapia, M.Sc., Director Técnico Avium.

Los análisis (AdYC)  buscan conocer el potencial de floración y con ello contar con datos objetivos  fundamentales para realizar las distintas estrategias de regulación de carga y, además, son una importante herramienta para construir el historial del huerto de cada temporada.

En la búsqueda permanente de poder objetivizar estrategias y manejos de regulación de carga, utilización de rompedores de dormancia, programas nutricionales, etc., es que se realizan análisis cualitativos y cuantitativos de distintos procesos. Es fundamental contar con la mayor información posible inherente al cultivo, con el fin de acotar la incertidumbre frente a indicadores que no se manejan, tales como heladas, temperaturas en floración, condición de fecundación y cuaja.

Desde hace algunos años el departamento de I+D de Avium ha estado trabajando en datos relacionados a la fertilidad de yemas en cerezas (AdYC) en las diferentes temporadas; a partir de ello, ha sido posible evidenciar que las producciones y las fertilidades están directamente relacionadas entre sí. Es posible hacerse una idea de esto, al mirar una de las variedades más plantadas en el país, como es el caso de Lapins, la que ha tenido un importante crecimiento en los últimos años y, sin duda, es la que marca en gran medida las producciones en cada temporada, llegando a un poco más del 1/3 de participación en el volumen exportado según el Anuario de Cerezas 2021-2022 de IQonsulting.

Fotografía cv. Bing sobre portainjerto Colt, tomada el 30 de agosto de 2019 en el sector de Buena Fe, comuna de Molina, región del Maule.

Si bien la realización de este tipo de análisis (AdYC)  busca conocer el potencial de floración disponible para todos los procesos posteriores, y con ello contar con datos objetivos  fundamentales para realizar las distintas estrategias de regulación de carga, es además una importante herramienta a partir de la cual se puede construir el historial del huerto de cada temporada, elaborando una contundente base de datos que se puede analizar y así proyectar medidas que vayan en pos del óptimo potencial de producción para cada situación.

Existen muchos factores que inciden en la oferta floral de una temporada determinada, donde se puede reconocer una estructura multifactorial y se debe de evaluar en cada uno de los huertos en particular; entre los más importantes destacan, entre otras: A. Estado de carga del año anterior con respecto a la condición de las plantas. B. Características térmicas ambientales e hídricas en verano para el proceso de diferenciación de flores, C. Entrada en dormancia o aclimatación, especialmente por la calidad climática del mes de abril. 

Durante las últimas doce temporadas Avium ha realizado los AdYC, respondiendo así a las necesidades de los productores, pues como se mencionó previamente, a través de esta herramienta se puede determinar inicialmente el estado de carga del huerto, con ello realizar las eventuales labores de regulación carga para maximizar el potencial productivo del huerto.

Es relevante contar con la información que arrojan los análisis, pues se pueden tomar decisiones y ejecutar acciones de manera anticipada, previo a los estados de flor o fruto, cuando regular la carga es más complejo y costoso. Además, dichos análisis permiten tener una gran base de información para hacer un estudio de mayor precisión, con el objetivo de poder predecir algún comportamiento de fertilidad a futuro. 

En un grupo determinado de casos, desde hace ocho temporadas, se ha realizado un seguimiento del estado de fertilidad de distintas situaciones huerto/variedad/portainjerto. Dicho seguimiento considera los análisis de yemas florales/dardo, primordios de flor/yema y su resultado como número final de primordios de flor/dardo en ocho productores de cerezas de la zona central de Chile, en situación de plena producción (Productor A al Productor H) comparando el resultado de esta temporada con el de las anteriores y su porcentaje de variación con cada una. Lo anterior es una tendencia de los análisis de esta temporada 2022-23, de forma generalizada, y los datos presentados son repetitivos a huertos tipo. (Cuadro 1 y 2). 

Cuadro 1. Análisis de fertilidad de yemas en dardos de distintas situaciones reales de huertos en plena producción con el resultado de la actual temporada y comparado con los registros de las temporadas anteriores. Productor A, B Y C.

Cuadro 2. Análisis de fertilidad de yemas en dardos de distintas situaciones reales de huertos en plena producción con el resultado de la actual temporada y comparado con los registros de las temporadas anteriores. Productor D, E, F, G y H.

Luego de la temporada 2017/18, donde se produjeron altas producciones y que se estimaron alrededor de un promedio de 8,7 toneladas/há de rendimiento, considerando plantaciones de más de 4 años (datos personales Carlos Tapia), se observó una oferta floral negativa en la siguiente temporada 2018/19. Es evidente que después del “cosechón“ del 2017 no se ha tenido fertilidades de ese nivel, lo que fue motivo de aprendizaje para la industria, en el sentido de mirar y analizar aún más la información disponible.

Las comparativas de oferta floral por temporada muestran, de forma general, que existe una tendencia marcada a la baja de las fertilidades de las últimas tres temporadas en gran parte de las variedades y en sus distintas combinaciones de portainjerto, esto solamente considerando centros frutales de dardos. 

En la temporada actual (2022/23), en términos generales, se observan fertilidades muy similares a la temporada pasada en los cultivares de Royal Dawn, Bing, Sweetheart y Regina. Sin embargo, llama la atención que la tendencia a bajas fertilidades en las variedades Santina y Lapins sobre el portainjerto Colt ha sido consistente, situación que tiende a la normalidad en los demás portainjertos.

Cuadro 3. Diferencias de fertilidad de primordios de flor/dardo del promedio de las temporadas 2015 al 2021 y 2021/22 comparadas con las temporadas 2022 al 2023.

Cabe destacar que el estudio fue realizado con los mismos datos presentados en el cuadro 1 y 2, en donde, además, es importante señalar que los análisis en las variedades Santina y Lapins solo se realizaron sobre la combinación portainjerto Colt.

Cuando se contrasta el promedio de primordios de flor desde la temporada 2015/16 al 2021/22 respecto a la presente temporada (2022/23), se puede inferir una menor fertilidad en dardos de un 20% y 11% en Lapins y Santina, respectivamente. Por su parte, al hacer un análisis de Lapins de la actual temporada (2022/23) vs la pasada (2021/22), es posible apreciar una disminución de alrededor de un 11% de la oferta floral. 

Por su lado, la variedad Santina también presenta una fertilidad de un 5% menor, aproximadamente, respecto al año anterior; podría tratarse incluso de una fertilidad aún más baja para esta temporada, llegando a un gran promedio de 12 primordios/centro frutal. En datos no publicados en este ejercicio se pudo establecer que también se genera una dinámica similar a la baja en la fertilidad de base de ramillas de un año. 

¿Qué efectos tendría estas bajas de fertilidades mencionadas anteriormente? 

Si se considera que Santina y Lapins son, probablemente, unas de las variedades más plantadas en Chile en combinación con portainjerto Colt. Dichas variedades/portainjerto, bajo condiciones normales, es decir sin efectos climáticos muy adversos, adecuadas aplicaciones de rompedores de dormancia, etc., serian una muy buena señal para la industria en cuanto a la calidad de fruta que se puede producir, obviamente con ajustes de cargas específicos para cada caso y programas de fertilización apropiados al potencial productivo de cada unidad. 

Lapins en portainjerto Colt al estar con una fertilidad tendiente a la baja, probablemente implicaría técnicas de regulación de menor intensidad; en Santina, en tanto, si bien no es una variedad altamente cuajadora (comparada con Lapins), la regulación de carga, en caso de tener realizarla, tampoco debería presentar mayor complejidad. 

Una de las condiciones importantes que se debe destacar en esta “multifactorialidad” de necesidades óptimas para la obtención de producciones “top” es, sin duda, el porcentaje de cuaja, siendo una condición per se de cada combinación variedad/portainjerto, y que bajo este supuesto de una menor fertilidad incluso podría tener mayores índices de cuaja por una respuesta ecológica de la planta, lo que no repercutiría, en gran medida, en el potencial productivo en estas variedades. 

El objetivo de poner a disposición de la industria esta información es, por supuesto, poder entregar una mirada objetiva del estado actual y del comportamiento productivo de las últimas temporadas, pues, así como dicen los historiadores: “Es necesario conocer el pasado para entender el presente y, con ello, proyectar el futuro”.

Fuente: 

-Tapia. C; Martínez, E., & Labbé, C. (2020). Identificación del potencial de floración mediante análisis de fertilidad y calidad de yemas. Revista Mundoagro.

-Tapia. C. (2018). Resumen preliminar de la situación general de la presente temporada en Chile. El año post récord de producción y sus probables consecuencias. Revista RedAgricola.

Compartir
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Noticias Relacionadas

Compartir
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp