Proveedores

Portainjertos enanizantes, precocidad y productividad: ¿cómo son las nuevas propuestas y cómo impactan en la industria de la cereza?

16/01/2020

Por Gregory Lang.

Editado, adaptado y comentado por Carlos J. Tapia T. Director técnico de Avium y director de contenidos de SmartCherry 2019.

Fotografía: Carlos Tapia T. Director Avium

RESUMEN. Las cerezas (Prunus avium L.) pueden ser una de las especies frutales más rentables cultivadas en climas templados. Mientras que los cerezos crecen naturalmente a alturas relativamente altas (≥ 10 m.s.n.m), nuevos portainjertos de cereza con control de tamaño similares a los utilizados en alta densidad son ahora una realidad. Gisela (GI.) y Weiroot (W.) series de Alemania, la serie Gran Manier (GM.) de Bélgica, la serie P-HL de República Checa, “Tabel Edabriz” de Francia, y otros de origen internacional se encuentran en varias etapas de pruebas científicas y de campo en varias partes del mundo, incluso ya algunas de estas series se utilizan para la producción comercial. Estas acciones confieren varios rasgos ventajosos además del control del vigor, incluyendo fructificación precoz y alta productividad. Si bien estos rasgos son beneficiosos en ocasiones, también se han documentado graves problemas, como el bajo calibre de la fruta. Como muchos de estos portainjertos son híbridos interespecíficos de Prunus L., ¿podría haber limitaciones significativas para la calidad de la fruta y la longevidad del huerto? ¿Qué se sabe sobre su tolerancia a varios tipos de suelos y/o tensiones climatológicas? ¿qué se sabe sobre su susceptibilidad a patógenos y plagas? Además, a nivel mundial la superficie plantada de cerezas que ya se está expandiendo a niveles récord y hay una tendencia agrícola tradicional hacia la sobreproducción hasta que el agricultor se beneficie están minimizados, pero ¿cuál podría ser el impacto futuro de que portainjertos precoces y productivos sobre la rentabilidad de la cereza y la producción sostenible? Este resumen aborda estos temas, brindando algunas respuestas y algunas áreas para el futuro investigación científica y discusión industrial.


Las cerezas se encuentran entre las especies de árboles frutales templados más apreciados por los consumidores, un hecho reflejado en que tienen uno de los mayores rendimientos económicos por hectárea de forma estacional. Son de sabor intenso y, típico de las especies de Prunus, puede almacenarse solo por un par de semanas, intensificando así el atractivo aparente (y valor) a los consumidores debido a su disponibilidad efímera durante el verano de cada hemisferio. Sin embargo, las cerezas no son fáciles de producir, ya que están sujetas a numerosas enfermedades y plagas graves (Blodgett, 1976) y susceptibles a numerosos caprichos del clima (frío invernal severo, primavera heladas, lluvia durante la maduración, calor del verano).

Además, el manejo rentable del huerto puede ser desafiado por ineficiencias asociadas con árboles de gran tamaño, un largo período de establecimiento antes de la primera fructificación, y fruta relativamente pequeña, delicada, que debe ser cosechada a mano para mercados frescos. Así mismo, las posibles eficiencias de producción conferidas por portainjertos precoces han eludido por mucho tiempo a los productores de cerezas (Toyama et al., 1964; Webster, 1996).
A comienzo de finales de la década de 1980, varias series de prometedoras portainjertos de cerezos de bajo vigor (Tabla 1), desarrollados en gran medida de programas de la cría y selección europea, fueron probados ampliamente en el norte América (Perry et al., 1996) y Europa (Kemp y Wertheim, 1996). Algunos de estos han demostrado un gran potencial para promover la fructificación precoz y alta productividad, además de proporcionar una gama de niveles de vigor de los árboles para combinar mejor las cerezas con diferentes sistemas de conducción y características del suelo.

Sin embargo, quedan muchas preguntas antes de que la adopción comercial de tales portainjertos en los huertos de cerezos de alta densidad sea generalizada, entre otras cosas, que incluyen si el tamaño de fruta grande puede lograrse a pesar del aumento de las cargas de cultivos y una preocupación generalizada sobre cómo facilitar la sobreproducción y no deprimir la economía del huerto y cómo las cerezas serían más fáciles de administrar. Con la selección de esta primera ola de mejoras en portainjertos ocurren solo recientemente estudios más avanzados sobre su adaptabilidad, susceptibilidad y la dinámica de gestión aún son relativamente tempranos.

Vigor del árbol.

El control genético del vigor es la fuerza impulsora en el desarrollo y selección de nuevos portainjertos de cerezas. Prunus avium es un árbol forestal en su ambiente nativo, por lo tanto, es un desafío mantenerlo en un huerto. La labor de podar y manejar el vigor de los brotes y cosechar pequeños frutos tiene un mayor costo de producción haciéndolo aún más ineficiente por el tiempo dedicado a escalar y mover escaleras.

Los árboles más pequeños tienen el potencial para, como mínimo, duplicar la eficiencia laboral, así como para facilitar otras posibles eficiencias del huerto. Por ejemplo, se pueden reducir los volúmenes de rociado químico protector y la cobertura mejorando a medida que disminuye el tamaño del árbol, beneficiando tanto al huerto como al ambiente alrededor.

Huertos con sistemas de cobertura para árboles pequeños pueden ser desarrollado a costos significativamente más bajos para minimizar el daño potencial de lluvia, pájaros o granizo. Con una comprensión adecuada de las relaciones entre crecimiento vegetativo y reproductivo, los árboles pequeños son más adecuados para facilitar la distribución de luz en todo el dosel y el equilibrio óptimo de cargas de cultivo al área de la hoja. Por el contrario, los árboles más pequeños también presentan algunos nuevos desafíos para los productores. Con una estructura menos permanente y menos vigor inherente, equilibrio, el área foliar y las reservas de almacenamiento con capacidad de fructificación se vuelven más críticas para lograr fruta de alta calidad. Como la proporción de fruta que se puede recoger desde el suelo aumenta, también lo hace la vulnerabilidad del cultivo al daño de las heladas de primavera.

Con huertos de alta densidad tener “calles” abiertas entre hileras de árboles en lugar de un dosel cerrado sobre la “calle” del tractor, hay menos intercepción de luz por superficie y posiblemente como resultado rendimientos más bajos.

Los resultados acerca de 10 años del proyecto NC-140 en USA (Perry et al., 1996) y otros ensayos en el mundo han revelado que una amplia gama de árboles influenciados por distintos portainjertos, el vigor es posible, desde muy enano hasta muy vigoroso (Tabla 2).

En estos ensayos iniciales, los portainjertos más enanos, ‘Inmil’ (probado como ‘GM.9’) de Bélgica y ‘Gisela 1’ (‘GI.1’, probado como ‘Giessen 172/9 [Gi.172 / 9]’) de Alemania, no han sido satisfactorios, por razones que se hará evidente más adelante en esta revisión.

Sin embargo, pocos portainjertos se clasificaron en rangos de vigor de “enanismo” a “semi -enanismo”, sobre todo “GI.5” (probado como “Gi.148 / 2”) y “GI.12” (probado como “Gi.195 / 2”).

En Francia, “MaxMa 14/Brokforest” (libre de virus clon de “MxM.14”) se ha convertido en un portainjerto “semi-enano” importante; ensayos comparativos generalizados de “MaxMa 14” aún no se ha producido en Norteamérica o Europa, algunos ensayos norteamericanos tempranos de”MxM.14″se han reportado (Perry, 1987).

Mientras que algunos de estos nuevos portainjertos son iguales o superiores al vigor de Mazzard, y una evaluación adicional ha revelado que algunos son significativamente más precoces (p. ej., “GI.6″, probado como ‘Gi.148 / 1’), más productivo (p. Ej.,”GI.6”, “MxM.2”), o más adaptable a condiciones específicas (por ejemplo, “Colt” en sitios de replantación, [Webster, 1996]) que podría ser de interés especializado en sistemas más tradicionales de huerto.

Tener un rango de niveles de vigor disponible para los productores probablemente será importante para igualar una mayor densidad en los objetivos del huerto con diferentes suelos, tipos y/o hábitos de crecimiento varietal. Por ejemplo, huertos de alta densidad de variedades de crecimiento vigoroso en los suelos fértiles serían buenos candidatos para un injerto enano como ‘GI.5’, mientras que los huertos de densidad moderada con condiciones similares pueden ser mejores plantado con un portainjerto “semi-enano” como “GI.12”.

En suelos más pobres, huertos de alta densidad podrían ser plantados con un portainjerto algo más vigoroso como “GI.12” y huertos de densidad moderada con uno menos vigoroso como “GI.6”. Cabe señalar que, en el ensayo NC140 informado por Perry et al. (1996) ‘GI.6’ produjo árboles ‘Bing’ de tamaño completo en suelos fértiles e irrigados en Washington, Oregón y Columbia Británica, pero produjo árboles muy enanos de “Hedelfingen” en suelos más pobres en Michigan y Nueva York.

Por consiguiente, en adición al tipo de suelo y manejo de factores, diferencias varietales pueden también tienen un impacto significativo en las decisiones de portainjertos del huerto.

Detección de sensibilidad a virus

Mientras se examinan los portainjertos para detectar susceptibilidades o tolerancias a varias enfermedades importantes (y se discutirá más adelante), se ha reconocido recientemente que

uno de los primeros exámenes de portainjertos, las pruebas deben ser por reacción a ilarvirus, como el prune dwarf virus (PDV) y prunus necrotic ring spot virus (PNRSV).

Estos virus son frecuentes en la mayoría de las regiones productoras de cerezas en el mundo, se puede transmitir a través de polen infectado, y de hecho a menudo se encuentran en huertos de cerezo que no causan síntomas negativos en los árboles que crecen en portainjertos Mazzard (P. avium) o P. mahaleb L. (más conocido como Mahaleb).

Sin embargo, algunos genotipos de P. cerasus L. (guindo ácido), P. canescens (cereza de hoja gris) y P. fruticosa, se sabe que exhiben niveles variables de sensibilidad a estos virus, y por lo tanto hacer algunos de los nuevos portainjertos que han sido seleccionados o hibridados de estas especies. Lang et al. (1997, 1998) han demostrado que el virus puede pasar desde el punto de infección (joven brotes de floración) a la unión del injerto dentro de 10 semanas, con lo cual un portainjerto hipersensible puede comenzar a exudar goma, seguido de coloración amarillenta y absición prematura de hojas. Durante la segunda temporada de crecimiento siguiendo la infección, árboles hipersensibles colapsan y mueren. Árboles sensibles, que pueden solo revelar un color de hoja de bronce durante la estación inicial de la infección, posteriormente sacan pequeñas hojas de color verde pálido y un crecimiento mínimo, que eventualmente conduce al colapso de los árboles y la muerte después de varias temporadas de crecimiento. Los portainjertos que han sido seleccionados PDV y PNRSV sensibilidad hasta ahora se enumeran en la Tabla 3. Es probable que esta sensibilidad al virus pueda explicar varios de los casos de pérdida de árboles en ensayos europeos (Wertheim et al., 1998) que fueron atribuidos a la incompatibilidad retardada del injerto.

Como no hay medidas de protección para estos virus una vez que infectan un árbol, en el proyecto americano NC-140, los científicos han concluido que la tolerancia al virus debería tener criterios de detección primarios para nuevos portainjertos de cereza.

Efectos sobre la precocidad, productividad y calidad de la fruta

Cerezos en Mazzard o portainjertos Mahaleb a menudo no florecen significativamente hasta la sexta o séptima hoja. Algunos de los nuevos portainjertos híbridos comienzan a florecer en la 3ra hoja (2do año en el huerto), con cultivo económico potencial en la 4ta a 5ta hoja.

Tal precocidad es una tremenda ventaja económica, ayudando a recuperar los costos del establecimiento del huerto mucho antes y avanzando así en el punto de equilibrio financiero en la vida del huerto por varios años. Los portainjertos de Gisela fueron los más precoces, con los primeros rangos de floración de la 3ra a 5ta hoja (Perry et al., 1996), seguido de Mahaleb y portainjertos MxM, Mazzard y “Colt”. Mientras que los portainjertos más vigorosos generalmente eran los menos precoces. “GI.6” exhibió un fuerte vigor en el noroeste del Pacífico de EE. UU. siendo más precoz y enano que “GI.5” y “GI.7” (probado como “Gi.148 / 8”). Para árboles de gran tamaño “Bing” en “GI.6”, los rendimientos acumulados fueron más del doble que de los árboles en Mazzard, e incluso árboles en semi enanismo “GI.12” y enanismo “GI.5” tuvo rendimientos de alrededor del 25% hasta 30% más alto, por árbol. Plantar tales portainjertos a densidades más altas para aprovechar mejor su tamaño reducido, aumentará los rendimientos tempranos por hectárea, aún más. Además de la temprana formación de yemas florales, los portainjertos precoces de Gisela también promueven un mayor número de centros de floración (dardos). Esto da como resultado el potencial para una alta productividad continua, en comparación con Mazzard, incluso después del impacto de una floración precoz.

La columna de productividad en la Tabla 5 revela el mayor rendimiento posible durante los años 7 a 10 del huerto en los tres portainjertos de Gisela actualmente recomendado para ensayos comerciales. Los rendimientos fueron similares, en un árbol base, entre los árboles enanos en “GI.5”

y los árboles de mayor vigor como Mazzard, aún en huertos comerciales los enanos se plantarían hasta el doble de densidad de los árboles vigorosos. Esto es un buen augurio para mantener unos buenos niveles de producción incluso como alguna reducción en el total de una intercepción ligera por hectárea debido a las calles mas abiertas en huertos de alta densidad.

Independiente de la variación de vigor del portainjerto Gisela, este mantiene rendimientos de aproximadamente 25% y 50% más altos que Mazzard, respectivamente. Estos rasgos de productividad se pueden utilizar para obtener una ventaja particular en la promoción de variedades de menor potencial de cuaja. Con respecto a la influencia del portainjerto en la calidad del fruto, una cuestión de importancia crítica en la producción mundial de cereza es cómo aumentar la competencia del mercado: en las pruebas del proyecto NC-140, la fruta de tamaño más grande generalmente se obtuvo de los árboles más vigorosos.

Equilibrar las cargas con respecto a su relación foliar (relación hoja/fruto) es un factor crítico en la variación del tamaño del fruto, así potenciales efectos genéticos y fisiológicos de portainjertos en el tamaño de la fruta solo pueden realmente ser examinados por experimentos comparativos que regulen estrictamente.

Fruta de árboles de portainjertos Gisela generalmente eran más pequeños que la fruta en Mazzard en años de alta carga, pero de tamaño similar (excepto “GI.1”) a fruta en Mazzard cuando la carga de cosecha fue moderada por las heladas de primavera. Por lo tanto, la hipótesis de que un buen tamaño de fruta puede alcanzarse, incluso en estos portainjertos altamente productivos, a través del manejo intensivo de huertos sigue siendo válida y en necesidad de prueba. Un estudio preliminar (Lang y Ophardt, 2000) que ralear yemas florales justo antes de la floración para alterar las cargas de cultivo en árboles no podados de una variedad muy productiva, “Rainier”, en un portainjerto enano muy productivo, ‘GI.7’, dio lugar a diferencias muy significativas en el tamaño de la fruta, pero a la vez rendimientos respetables (Tabla 6). Comparado a la carga de control del cultivo, que era similar a los bajos manejos en los ensayos NC-140, alterando el cultivo dejando 1 o 2 yemas florales por dardo, se redujo el rendimiento total hasta en un 25%, pero aumentó el tamaño de la fruta hasta en un 43%. Las frutas fueron de mayor calidad y mejor sabor también, con sólidos solubles significativamente mayor y hasta el 87% de la cosecha fue “Cat 1” para todos los mercados, comparado solo con la mitad de la cosecha del control raleo. Sobre una base por hectárea, los árboles mínimamente manejados tendrían rendimiento de alrededor de 3.500 kilos de fruta comercializable, mientras que los árboles manejados por la carga de la cosecha habrían producido alrededor de 5.000 kilos de fruta comercializable, un logro significativo en la quinta hoja.

Por lo tanto, el aspecto desafiante para esos nuevos portainjertos que son ambos precoz y altamente productivos es que el cultivo excesivo es una gran posibilidad desde la quinta hoja, antes que un árbol típico en Mazzard. Sin embargo, en el caso de aquellos portainjertos de esta primera ola que han sido recomendados para la prueba de cultivo (‘GI.5’, ‘GI.6’ y ‘GI.12’), esto no parece ser una limitación genética del portainjerto, sino más bien un desafío para desarrollar nuevas formas de gestionar los huertos de cereza ahora que la precocidad y el vigor excesivo son menos problemáticos. Combinando variedades, modelos de formación y sistemas de gestión, es probable que se vuelva más importante, así como el número adecuado de portainjertos y su diversidad de rasgos únicos que ofrece a los productores un mayor conjunto de herramientas del huerto para elegir.

Suelo y adaptaciones climáticas

En general, portainjertos vigorosos como Mazzard y Mahaleb son desarraigados y toleran las condiciones de sequía mejor que los portainjertos reproducidos clonalmente que tienden a tener raíces más superficiales. Esta puede ser la razón de que “Colt” se considera incluso “semi-enano” en condiciones no irrigadas (suelos de secano), que puede ocurrir en huertos europeos, mientras que en los suelos irrigados y fértiles puede ser al menos tan vigoroso como Mazzard. “Colt” también parece ser menos vigoroso en suelos arcillosos (R. Perry, comunicación personal). Sin embargo, algunas de las series MxM, que se propagan clonalmente, desarrollan sistemas de raíz extensivos (como MxM.2 y MxM.60 [Longstroth y Perry, 1996]) y se ha observado que son tolerantes a la sequía (Wertheim, 1998). Portainjertos derivados de P. cerasus tienden a tener raíces poco profundas y son sensibles a la sequía, como ‘Tabel Edabriz’ (Webster, 1996. La experiencia en la Universidad Estatal de Washington con problemas inadvertidos de riego en un bloque de prueba sugiere que “GI.1”, “GI.5” y “GI.7” son bastante sensibles al estrés por sequía. Los portainjertos rusos “L-2”, “LC-52”, “VC13” y “VSL-2” fueron seleccionados bajo condiciones no irrigadas y se presumen tolerantes a la sequía, aunque se observó que funcionan mal en suelos rocosos (G. Eremin, comunicación personal).

En cuanto a algunas de las otras especies que se han usado para crear nuevos portainjertos de cereza a través de la selección o hibridación, P. canescens y P. cerasus tienden a tener raíces poco profundas y son sensibles a las condiciones anaeróbicas, aunque algo de enraizamiento ha sido encontrado (Perry, comunicación personal). Aunque el P. cerasus basado en las series Weiroot se recomiendan para suelos bien drenados no sujetos a inundaciones (Wertheim, 1998), P. cerasus en

general se ha reportado bastante tolerante a suelos pesados ​​(Perry, 1987). P. fruticosa tiene raíces poco profundas y es algo tolerante a la anoxia. Con respecto a portainjertos específicos, “Colt” y “Damil” son algo tolerantes a la anoxia, al igual que “GI.4” (probado como “Gi.473 / 10”), “GI.6” y “Gi.169 / 15” (ASHS, 1997; Franken-Bembenek, 1996; Webster, 1996). “Gi.196 / 4” no tolera la anoxia bien.

Si bien hasta ahora ha habido muy poca investigación sobre interacciones de portainjertos con diferentes químicos del suelo. Los portainjertos belgas, “Inmil” y ‘Damil’, así como ‘Colt’ y ‘Tabel Edabriz “, son sensibles a los suelos calcáreos de pH alto, mientras que los portainjertos basados ​​en P. mahaleb se adaptan bien a tales suelos (ASHS, 1997; Callesen, 1998; Webster, 1996).  Callesen (1998) resumió varios informes de que “Colt” y “Damil” absorben poco nitrógeno y potasio, uno de los cuales (Ystaas y Froynes, 1998) también mostró que los árboles en ‘GI.1’ tenían bajo N y árboles en “Colt” también tenían niveles más bajos de P y niveles más altos de Ca y Mg en las hojas. Algunos de estos informes son contradictorios, requieren más estudios antes de que puedan dar conclusiones útiles. De particular interés, en materia de relaciones con el suelo, es la tolerancia de “Colt” para la llamada “enfermedad de replante” basada en alelopatías comunes en huertos leñosos (Webster, 1996), que normalmente causa disminución y, posiblemente, muerte de árboles jóvenes en Mazzard o Mahaleb que se han plantado en viejos suelos de cerezos.  

Pruebas de resistencia al frío realizadas por Strauch y Gruppe (1985) revelaron buena resistencia de P. avium en selecciones de regiones montañosas, P. cerasus x P. subhirtella Miq., P. mahaleb [‘St. Lucie 64 “(“SL.64 “)], ‘GI.6’, ‘GI.8’ (probado como ‘Gi.148 / 9’), “GI.12” y “Gi.196 / 4”. Cummins et al. (1986) encontraron buena resistencia al invierno temprano con “GI.6” y “GI.10”, pero resultados mixtos con “GI.11” (probado como “Gi.195 / 1”) y “GI.12”. Strauch y Gruppe (1985) calificron “GI.5” como similar en resistencia al clon “F.12 / 1” de Mazzard, aunque Cummins et al. (1986) encontraron que ‘GI.5’ era muy resistente al frío con respecto a heladas a comienzo del invierno. Lang et al. (1997) reportaron que las yermas florales de Bing en “GI.5” eran igualmente resistentes que aquellas en Mazzard, pero esa desaclimatación ocurrió más rápidamente en “GI.5” durante fines del invierno. Una característica también evidente en los datos de Strauch y Gruppe (1985). El menos resistente es “Colt”, para las primeros heladas de invierno y de pleno invierno (Strauch y Gruppe, 1985; Cummins et al. 1986; Perry et al., 1996). Esto sugeriría precaución al plantar ‘P-50’ (Tabla 4), que parece derivarse de P. pseudocerasus Lindl, en climas con potencial frío invernal severo hasta que se pueda evaluar en consecuencia. Además de perder varios árboles en “Colt” a una congelación severa a inicios del invierno (Perry et al., 1996).

Otras sensibilidades a enfermedades.

Se ha realizado menos investigación sobre la susceptibilidad a enfermedades de estos portainjertos, con la excepción del cáncer bacterial (Pseudomonas syringae pv. Syringae van Hall) (Krzesinska y Azarenko, 1992), Phytophthora y Armillaria (Cummins et al., 1986; Proffer et al., 1988), y la sensibilidad al ilarvirus descrita anteriormente (Lang et al., 1997, 1998). Mientras que la severidad y la longevidad de las infecciones bacterianas por cancros en madera varían con el clima y, a veces, se puede manejar la selección de portainjertos que son menos susceptibles son una alta prioridad en ciertas áreas de mayor sensibilidad. Portainjertos de cereza que han sido reportados previamente (ASHS, 1997; Webster, 1996; Wertheim, 1998) a ser algo tolerantes o menos susceptibles al cáncer bacteriano incluye portainjertos vigorosos ‘F.12 / 1’, ‘Colt’, y la serie MxM. Krzesinska y Azarenko (1992) encontraron “GI.10” (probado como “Gi.173 / 9”) y “Gi.169 / 15” serían más sensible al cáncer bacteriano que ‘F.12 / 1’; “GI.5” y “GI.6” fueron similares en susceptibilidad a “F.12 / 1”.

Evitar la pudrición de la raíz causada por infección con Phytophthora spp. es importante en muchas áreas de cultivo de cerezas en el mundo. (Mink y Jones, 1996).

Cierta resistencia a pudriciones de raíz de Phytophthora se ha reportado para la serie MxM,”Damil”, “GI.10” y “Gi.169 / 15” (Cummins et al., 1986). La “serie” de portainjertos Mahaleb es conocida por ser sensible a varios Phytophthora sp., y pruebas han sugerido el seguimiento también son sensibles: “GI.1”, “GI”. 6 ’,‘ GI.11 ’,‘ GI.12 ’,‘ Gi.196 / 4`.

Conclusiones

La primera ola (Tabla 1) de nuevos portainjertos de cereza para pruebas en Norteamérica ha arrojado al menos 3 genotipos precoces y altamente productivos (‘GI.5’, ‘GI.6’ y ‘GI.12’) con diferentes niveles de vigor dignos de pruebas de cultivos en estrategias de manejo de huerto más intensivas. La extraordinaria productividad de algunos portainjertos muy vigorosos, como “MxM.2”, también pueden ser digno de juicio por los productores interesados ​​en sistemas de huerto más tradicionales a la precocidad de la próxima ola (Tabla 2). La sensibilidad al virus de la segunda y las terceras olas (Tabla 7) también se volverán conocidos durante los próximos años.

La producción de cerezas está obligada a sufrir un cambio significativo en el nuevo milenio, con una diversidad de nuevos rasgos de portainjertos que alteran los cimientos de gestión de huertos que poco cambió durante el siglo 20. La inducción de cultivares precoces es un incentivo económico extremadamente fuerte que se volverá común, ya sea a través de portainjertos o de nueva manipulación cultural de portainjertos estándares, para permanecer competitivos como la capitalización de huertos sobre costos que aumentan sosteniblemente. Del mismo modo, árboles más pequeños de estatura y huertos de mayor densidad se volverán comunes como experiencia en manejo de carga de cultivo altamente productivos y aumentarán los portainjertos que controlan el vigor. En lugar de enfocar las decisiones  de gestión sobre una mínima poda temprana para acelerar el cultivo y luego la poda tardía para manejar el vigor excesivo, como son prácticas actuales, los huertos de alta calidad de cereza probablemente serán podados y fertilizados más agresivamente a lo largo de su existencia para generar nueva área foliar y equilibrar su potencial, lo que resulta  un huerto más eficiente en mano de obra que puede también estar mejor protegido de algunos de los muchos riesgos inherentes a la producción de cereza. 

Los portainjertos enanos y precoces han revolucionado la producción de manzanas en todo el mundo, a finales de la década de 1990 han visto aumento en niveles de producción con efectos en ganancias sostenibles. Algunos productores tradicionales de cerezas han expresado su preocupación de que portainjertos y manejos que confieren mayor eficiencia y facilidad en la producción de los huertos puede conducir actualmente a una industria rentable pero sostenible en el tiempo por caminos similares.

Ciertamente, cualquier innovación de huerto que promueva una producción más sostenible en un medio típicamente sujeto a numerosos desafíos climáticos y patológicos serios harán de la producción de ese producto más atractivo a nuevos productores y/o expansión de los productores existentes.
En la jerarquía lógica de los desafíos de la producción sostenible, el trabajo en huertos de alta densidad eficientes (basados ​​en una combinación de mejora genética de portainjertos y gestión más intensiva) claramente será un factor para mantener la viabilidad del potencial económico de la producción de cerezas. Comunicación productor-empacador-comercializador y coordinación para anticipar la demanda del mercado y posible la saturación estará claramente relacionada, pero con factores separados.

Bibliografía

error: